God Country – Geoff Shaw y Donny Cates

Un abuelo superhéroe

He comprado God Country completamente a ciegas. No conocía ni guionista ni dibujante, aunque los dos tiene una carrera nada desdeñable. Simplemente me gustó la portada y su sinopsis. No necesité más. ¿ Habrá sido una buena decisión ?

 

Emmett Quinlan es un anciano al borde de la demencia. No sólo es un problema para sus hijos, sino que ni siquiera la policía local puede hacerse cargo de su comportamiento violento. Pero, cuando un tornado eleva su casa hasta las alturas, la verdadera naturaleza de Quinlan sale a la luz.

 

El cómic empieza con el espacio exterior, un vacío cósmico y un narrador, en tiempo pasado, que nos explica lo que va a suceder. Nos cuenta a modo de leyenda, de cuento la épica aventura de Emmett Quinlan. Lo hace para seguir manteniendo la llama de la historia, a modo de recuerdo. Porque de esto va God Country, de los recuerdos.

Un hijo que ve como su padre se consume por el alzheimer. Esta situación le quema por dentro, y también a su pareja e hija. Todo se tambalea en este pequeña família de la inhóspita Texas hasta que un tornado gigante arrasa el lugar y trae consigo una espada de cuatro metros y un demonio infernal. El padre, Emmett, empuña la espada y acaba con el demonio. Y recupera sus recuerdos. Vuelve a ser él. Y ya no quiere deshacerse de la espada, quiere seguir recordando, aunque eso implique que otros vengan a buscarla.

 

god country comic panini pagina

 

La historia combina el lado más humano con la épica de más alto nivel. No es fácil lograr un equilibrio, y lo cierto es que el cómic sólo lo consigue a veces. Aunque en España nos ha llegado un tomo único recopilatorio, la serie fue editada en comicbook en seis números. Aunque Donny Cates logra cerrar estupendamente la historia, se echan en falta más páginas. Más espacio para lograr que la historia humana, que es muy potente, penetre más en el lector. Lograr una mayor empatía con los personajes.

Esto es bastante importante: es el eje del cómic. Ya tenemos suficientes historias puramente de aventuras como para pedirle a esta serie que también nos sirva la dosis respectiva. Pese a todo lo hace: hay batallas, hay dioses, hay buenas peleas. La épica que destila el cómic, sobretodo gracias a una simplificación máxima a nivel de guión y a un dibujo soberbio de Geoff Shaw, es sensacional. Pero puestos a elegir, me habría quedado con algo menos de fanfarria y más diálogos que refuercen la idea de los recuerdos que mueve la historia.

De los seis capítulos que tiene, los dos primeros son de pura presentación, el tercero de desencadenante, y los dos últimos de un largo final. Me faltan un par más en medio que le den más espacio a los personajes. No es tanto culpa de los autores, sino de la industria del cómic en sí. Igual, viniendo esto de una editorial independiente como Image, se podrían saltar un poco la regla de los seis números en las miniseries y dotarlas del número que necesiten, siempre dentro de lo razonable.

 

god country comic portada cover volume 2

 

Aunque el guión se ve algo encorsetado por la corta duración de la serie, es capaz de desarrollar suficientemente la idea principal, con un curioso paralelismo entre la relación padre-hijo entre los protagonistas y los villanos. El trabajo de Geoff Shaw a los dibujos es fantástico. Con una expresividad y dinamismo envidiables. También lo es el color, que se suele obviar pero creo que es casi la mitad del poder del dibujo: Jason Wordie le otorga una riqueza y plasticidad perfectas. Incluso en una pequeño flashback, donde el color cambia a un estilo más plano, en perfecta sintonía con estas páginas 100% historia cliché de superhéroes.

En cuanto a la edición española, la tapa dura de Panini es excelente. Unos acabados brillantes y buen papel. También contiene como extras portadas alternativas y bocetos de dibujo y guión. La nota negativa, y bastante grave en un cómic que tampoco tiene tanto texto, son los errores gramaticales que tiene: alguna palabra mal escrita y alguna colada en italiano. Que esto no es una novela de 600 páginas, no hay excusa amics.

 

God Country ha sido toda una sorpresa. Un cómic estupendo sobre los recuerdos planteado de una forma muy original. La lástima, es que el trabajo soberbio de Cates y Shaw, se ve empañado ligeramente por una historia que necesita más páginas para ser contada como debería. Pese a no llegar a la excelencia, es uno de los cómics más interesantes y bien realizados que he podido leer en mucho tiempo.

 

god country comic panini portada cover cubierta

 

 

God Country

Geoff Shaw y Donny Cates, traducción de José María Méndez

2019, Panini Comics (edición original 2017)

184 páginas

Comprar el libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *