Predicador: Rumbo a Texas (vol.1) – Garth Ennis y Steve Dillon

Católico caótico

Predicador es la gran obra del guionista Garth Ennis y el dibujante Steve Dillon. Una de las series clave que formó el carácter del emblemático sello Vertigo cuando nació en la década de los noventa y que a día de hoy, diecinueve años después que terminara de publicarse, sigue siendo una obra igual de fresca e irreverente.

Rumbo a Texas es el primer volumen recopilatorio de Predicador (núms. del 1 al 7 en edición USA). Funciona como presentación general de los personajes y del tono macarra que tendrá la historia. A grandes rasgos, en Predicador se nos explica como un predicador de tres al cuarto, Jesse, acaba siendo poseído por una criatura celestial, la cual le otorga unos poderes sobrenaturales. Junto a Jesse, le seguirán Tullip, su ex-novia metida en asuntos turbios, y Cassidy, un camorrista que tampoco es agua clara. Los tres inician un viaje para encontrar a Dios, porque Jesse y el ángel que le posee tienen cuatro cosas que decirle, mientras el resto del cielo les persigue. Suena loco, suena bizarro. Y lo es.

 

 

Porque Predicador es una parodia pasada de vueltas de los habituales clichés de la América Profunda: paletos violentos, misticismo barato, bajos fondos, corrupción. Deja bastante clara sus intenciones cuando el protagonista es un predicador macarra con ganas de partirle la cara al Altísimo. Ojo, esto tampoco suena excesivamente original, y de hecho la relación entre el trío protagonista no puede ser más predecible. No es ahí donde destaca: lo hace en las pequeñas historias, en los personajes secundarios. Pese a ser introductorio, Garth Ennis va desenrollando la historia de la batalla entre el cielo y la tierra, que es el eje central de la serie, mientras en cada capítulo se van contando ya pequeñas historias. En este tomo hay particularmente dos destacables: la relación entre el Sheriff Root y su hijo, Caraculo, y la historia final: una serie de asesinatos investigados por una pareja de policías atípica.

Salvo la historia principal, en el resto de la obra no puedes dar nada por hecho. Ennis le da siempre un giro escabroso y retorcido que no esperas. Es una obra no apta para ojos sensibles, no sólo a nivel visual, sino sobretodo por lo que Dillon no dibuja pero se entrevé gracias a los guiones del chiflado de Ennis. Ambos forman un tándem genial. Cuando dibujo y guión va a una, armonizados con el tono de la historia, es una gozada leer cada página. De Steve Dillon sorprende la rotunda expresividad de sus personajes y lo característico que logra dibujarlos. Algo muy importante también son las excelentes portadas grotescamente realistas de Glenn Fabry, también en perfecta sintonía con el tono de la obra.

 

Predicador es una obra tremendamente irreverente. Se la compara con el estilo Tarantiniano. No es para nada desacertada, coincide en plena época del apogeo del director de cine. El estilo estilísticamente gamberro, la mezcla entre humor negro puro y duro y el drama más absoluto. He llegado a sentirme algo culpable de algunas risotadas que me ha dado este volumen. No hay un cómic similar a Predicador, ni creo que lo haya en mucho tiempo.

 

predicador vol 1 comic portada cubierta

 

Predicador: Rumbo a Texas vol.1

Garth Ennis y Steve Dillon, traducción de Guillermo Ruiz

2017, ECC Comics (edición original 1996)

208 páginas

Comprar el libro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *