El cielo de piedra (La Tierra Fragmentada 3) – N.K. Jemisin

 

El cierre de la trilogía de fantasía de N.K. Jemisin

Una de las cosas más emocionantes como lector es concluir los viajes. Iniciar la última etapa del trayecto literario junto a personajes con los que hemos vivido tanto. También es un momento de incertidumbre, porque terminar una aventura con un final decepcionante puede empañar todo lo andado. Ha sido una espera larga, y eso que desde Nova, la editorial que publica esta saga en castellano, han ido a libro por año aproximadamente y no hemos tenido que esperar muchísimo a tener esta saga traducida, que no suele ser lo habitual.

 

La luna volverá pronto. Que su regreso proclame la destrucción de la humanidad dependerá de dos mujeres. Essun ha heredado el poder de alabastro Decanillado. Con él espera encontrar a su hija Nassun y forjar un mundo en que los niños orogenes crezcan a salvo. Para Nassun, el que su madre haya sido capaz de dominar el Portal de los Obeliscos es algo que llega tarde. Ha sido testigo del mal que hay en el mundo y ha aceptado lo que Essun no comprende: que, a veces, lo que está corrompido no se puede purificar y hay que destruirlo.

 

Siempre han existido los que usan la desesperanza y la desesperación como armas

 

Yendo al grano, ¿vale la pena esta tercer libro? ¿Cierra bien la saga? Y lo más importante, ¿es una trilogía que merece la pena? Sí a todo. Aunque con un matiz. No puedo evitar tener la sensación que en dos  libros, puede que incluso en uno, esto se podría haber contado. No lo tuve demasiado en cuenta con el segundo, El portal de los obeliscos, porque las segundas partes de trilogías suelen ser más de transición de cara al gran final, pero en este tercer libro los viajes que siguen emprendiendo las dos protagonistas no creo que añadan mucho más peso y complejidad a dos personajes que, con los actos del segundo libro, quedan ya bien perfilados para encarar la recta final. Ahora bien, Jemisin escribe realmente bien, siempre es un placer leerla, y entre los capítulos de Nassun y Essun desarrolla toda una trama previa que explica muchas incógnitas. Posiblemente contada del tirón como gran preámbulo al final, habría sido algo pesado, con lo que seguir perfilando a las dos protagonistas no se antoja tan mala decisión.

Con el tercer libro ya publicado, la sensación general de toda la Trilogía de la Tierra Fragmentada es la de haber leído algo único. La mezcla entre fantasía y ciencia funciona a la perfección, y añade varias cosas poco habituales en la fantasía y de forma muy adecuada: personajes rotos, imperfectos, que no se convierten en ningún momento en héroes como premio al largo camino que realizan, sino que deben aprender a aceptar lo que son. Temas tan poco tratados como la maternidad, la marginación y la sostenibilidad desde una perspectiva nada idealizada, cruda pero sin caer en el drama y morbo fáciles.

 

Pues algunos mundos se construyen sobre una falla de dolor, sobre pesadillas. No te lamentes cuando esos mundos queden destruidos. Enfurécete porque estuviesen condenados desde el momento en el que los construyeron.

 

He devorado esta novela; sabía que pasaría al haberme encantado los otros dos libros previos. La espera ha valido la pena, Jemisin logra cerrar bien una trilogía de novelas cuyo único calificativo que se me ocurre es única. No hay nada que conozca y haya leído que se le parezca. Esta es la mayor virtud posible para un libro y para una novelista tan prometedora (y poco editada en castellano) como N.K. Jemisin.

 

el-cielo-de-piedra-libro-portada-cubierta

 

El cielo de piedra (La Tierra Fragmentada 3)

N.K. Jemisin, traducción de David Tejera

2019, Nova (edición original 2017)

400 páginas

Comprar el libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *