Agentes de Dreamland – Caitlín R. Kiernan

Me encanta Lovecraft, pero admito que rehuyo bastante la etiqueta de lo lovecraftiano. Es complicado hacer algo similar al maestro de Providence sin caer en meter burdos monstruos a lo Cthulhu y su horror cósmico. Al final dejo todo lo inspirado en Lovecraft para volver a releer los recopilatorios de relatos editados por Valdemar. Por eso, que Agentes de Dreamland se venda con la etiqueta de lovecraftiano me tiraba para atrás, pero me atraía sus tintes de novela negra y que es una novela corta (basta ya de tochamenes de 700 páginas por favor!). No he leído nada de Caitlín R. Kiernan, tampoco parece que se ha editado demasiadas de sus obras en España salvo algún relato y novela perdidas. O sea que iba a esta lectura un poco yendo a terra incógnita, esperando no encontrarme otra pseudo historia cthulhuiana.

En una calurosa mañana un agente especial del gobierno llega a Winslow, Arizona, y se reúne con una mujer para intercambiar información sobre un suceso inexplicable que ha ocurrido unos días antes. En un rancho cerca del mar de Salton el líder de un culto ofrece a sus seguidores algo en lo que creer: el futuro se aproxima y ellos van a participar en su llegada. Un día después de los acontecimientos en el rancho que inquietaron tanto al agente del gobierno como para buscar ayuda de “otras” fuentes, el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins pierde contacto súbitamente con una sonda interplanetaria de la NASA, que ha encontrado algo extraño más allá de la órbita de Plutón. Y una mujer que flota fuera del tiempo busca en el futuro y en el pasado respuestas que puedan salvar a la humanidad.

El tiempo es quien pilota, y nosotros somos meros autoestopistas

Cogerle el tranquillo a Agentes de Dreamland no es fácil. Los primeros capítulos son caóticos, apenas se pone en contexto al lector y se le suman tramas con diferencias temporales. Un bonito cacao.  Además la prosa de Kiernan es excesivamente recargada en estos primeros compases (tiene frases más largas que un día sin pan). Es un inicio poco prometedor hasta que hace clic. Hasta que comienzas a encajar piezas. Porque realmente la historia que cuenta es sencilla, pero la autora se toma su tiempo en ir desvelandóla. Los juegos temporales dan el juego necesario a una historia que bebe más del misterio paranormal de Expediente X que el horror cósmico de Lovecraft. Sumado a una ambientación sureña con sectas de por medio (no en vano el libro comienza citando a Nic Pizzolato, autor de la serie  True Detective y la novela Galveston) la novela resulta un interesante pastiche entre novela negra con toques fantásticos.

Es inevitable que en una novela corta parezca que no da tiempo a desarrollar personajes o el mundo dónde habitan. Es aun más importante en un género como el fantástico. En este caso, con tres protagonistas y saltos temporales incluidos, da tiempo a poca cosa. Los capítulos dedicados a Chloe, una joven captada por una misteriosa secta, son muy metafóricos y Kiernan da rienda suelta a todo lo que tiene en su cabeza. Se nos transmite bien la sensación de locura total que viven en la secta, pero también noto que me quitan tiempo de otros personajes más interesantes, como del agente Guardagujas y sobretodo de la misteriosa Inmacolata Sexton, de los que no me hubiera importado saber más.

Estoy de pie en la oscuridad de mi propia sombra —la única oscuridad que queda en el mundo

Se podría resumir que Agentes de Dreamland es Expediente X meets Waco/True Detective. Es un pastiche más  No las tenía todas cuando empecé a leerla, pero poco a poco me logró cautivar una pequeña historia de misterio con toques fantásticos  Es una novela corta, de las que se leen en una tarde. Un pastiche muy pulp no imprescindible, pero sí muy satisfactorio si encaja dentro de tus gustos.

 

 

Agentes de Dreamland

Caitlín R. Kiernan, traducción de María Pilar San Román

2018, Alianza Runas (edición original 2017)

120 páginas

Comprar el libro

2 Comments

  1. ¡Que rapidez! La verdad que me intriga un poco. No soy yo un devoto seguidor de Lovecraft y tu reseña me ha amainado. Esa mezcla Expediente X y True Detective si que me llama mucho. De la autora también me llama “La joven ahogada”, que me la han recomendado mucho. Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *