Chacal – Frederick Forsyth

Frederick Forsyth es uno de los grandes popes del thriller. Durante muchos años, ejerció de piloto de la RAF, corresponsal diplomático e zonas de guerra y reportero. Todo este bagaje en relaciones políticas, militarismo, gobiernos y conflictos bélicos le han llevado a poder tejer obras electrizantes y tremendamente realistas.

En el caso de Chacal, su primer gran éxito y del que hoy nos centramos, tiene un comienzo real: ambientado en los años sesenta, con todo el conflicto argelino azotando Francia, y la OAS, un grupo terrorista que no simpatizaba con la decisión del gobierno de liberar Argelia de su dominio, atentando con el por entonces presidente Charles de Gaulle. El primer capítulo describe, con perfección y rigurosidad milimétricas, como el órgano terrorista llevó a cabo, sin éxito, el atentado a De Gaulle. A partir de aquí., Forsyth se libera de toda carga histórica y genera un juego del gato y el ratón entre la policía francesa y un asesino a suelo profesional que, contratado por la OAS, debe acabar con el presidente.

“Todos los grandes hombres tienen guardias de corps, pero al cabo de un período de varios años sin que se haya producido ningún atentando grave contra la vida del gran hombre, las comprobaciones pasan a ser formularias, el grado de vigilancia desciende.”

El británico narra de forma paralela la investigación de la policia francesa y cómo el asesino profesional, el Chacal, prepara con sumo detalle su operación de asesinato. Esta narración doble, esta pantalla partida que abre Forsyth permite que el lector sepa en todo momento que ocurre con cada uno de los bandos y sea partícipe del transcurso de la historia. En el tramo final, cuando ambos lados se acercan peligrosamente, la tensión y el frenesí de la acción se desata. Poder tener esta doble ventana abierta es una experiencia como lector sublime. Un acierto total que logra enganchar de forma bárbara, a una lectura en ocasiones muy técnica, sobretodo en los capítulos del Chacal dónde se detalla con precisión toda su preparación previa, pero que no llega a abrumar.

Chacal es el primer libro que leo de Forsyth y seguro que no será el último, porque con el autor demuestra dominar a la perfección los tiempos narrativos, hilvanando, lenta y pausadamente una historia de espías que acaba desembocando en final trepidante. Un thriller imprescindible y atemporal.

Frederick Forsyth: Chacal, Debolsillo, 2012 (edición original 1971), 507 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *