El corredor del laberinto – James Dashner

En la línea de las novelas juveniles actuales, el norteamericano James Dashner nos propone su particular distopía: un punto de partida de ciencia ficción, con un gran misterio detrás que se desgrana al lector de forma pausada en sus primeros compases, y un grupo de jóvenes que se ven abocados a resolver qué ocurre en ése laberinto si quieren sobrevivir.

La novela arranca con Thomas, un joven con una oportuna amnesia que es conducido a través de un ascensor a un espacio abierto rodeado de grandes muros, el Claro, dónde una pequeña comunidad de chicos lo recibe. Pronto se dará cuenta que ésos muros los separan de un laberinto descomunal y lleno de peligros que altera su forma cada día. Aunque Thomas irá recordando que este rompecabezas gigante le resulta familiar.

“A veces no nos fijamos en las cosas que no creemos que pasen o que puedan llegar a pasar”

El Corredor del Laberinto acaba por correr demasiado y pasar muy de puntillas en su mundo propio y en los personajes que nos presenta, en favor de un mayor dinamismo narrativo pero con muy poco poso. El resultado es correcto, pero con algo más de voluntad Dashner podría haber sacado muchísimo más jugo de puntos tan atractivos como la convivencia de los chicos y los problemas que acarrea – es un acierto que cree una sociedad juvenil de la nada, con su propia jerarquía y expresiones de lenguaje, lástima que no siga más por ahí -, ahondar más en la mitología del laberinto, ahorrarse las prisas del tramo final. . Es una lástima que toda la oleada de novela juvenil actual con marcados toques de ciencia ficción no busquen ir más allá del mero divertimento y intenten profundizar en la psicología de los personajes o especular sobre el futuro, como sí lo hacen obras de los ochenta como El señor de las moscas o El juego de Ender. Pese a todo, la primera entrega de El corredor del laberinto no deja de ser bastante disfrutable.

James Dashner: El corredor del laberinto, 2009, Nocturna Ediciones, 532 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *