El núcleo del sol – Johanna Sinisalo

La guindilla interior

A nadie se le escapa que con el éxito de El cuento de la criada han comenzado a publicarse todo tipo de distopías de corte feminista, algunas mejores, otras peores. Que esta novela finlandesa  haya llegado a traducirse y editarse en España de buen seguro que es debido a este fenómeno, aunque es justo decir que se editó originalmente en 2013, varios años antes del boom de El cuento de la criada. A veces, por mucho que te anticipes a las modas, parece que eres un mero producto derivado cuando no es así.

 

Finlandia se ha convertido en un estado totalitario llamado Republica Eusistocratica, que ha priorizado la salud nacional y ha prohibido todo lo que pueda dar placer o causar adicción. Bueno, casi todo: el estado ha creado una nueva subespecie humana: una especie receptiva, sumisa y siempre dispuesta a tener relaciones sexuales. Solían llamarse mujeres. Desde los años 40 varios científicos junto con el gobierno han puesto en marcha un plan de selección artifical que solo permite la reproducción a las mujeres más dóciles, y las más independientes e inteligentes acaban siendo esterilizadas.

 

Hay mucha gente que estaría feliz sin coche o que piensa que es razonable que, para conseguirlo, haya que trabajar o dejar de lado otras cosas, pero si se hace el esfuerzo necesario para meterle en la cabeza a esa gente que es imposible vivir sin uno y que no tenerlo va en contra de sus derechos, ¿quién va a rechazar un coche gratiscuando el gobierno empiece a regalarlos?

 

El punto más característico de esta novela es entenderla dentro del contexto de la sociedad nórdica, países tremendamente idealizados desde fuera pero con varios problemas si miramos su interior. Sinisalo nos propone una ucronía donde Finlandia se cierra al resto de Occidente en favor de preservar su propia pureza: una sociedad libre de adicciones anulando la diversidad humana en favor del bien común. No se presenta de una forma tremendista ni especialmente dramática, que es otro de los puntos más interesantes, sino de una forma sarcástica que hace entrar mejor el mensaje sin dulcificarlo. Por eso, aunque sea un futuro negativo, su forma de presentarlo está más en la línea de una ucronía que de una distopía al uso. Incluso se nos va desgranando la ideología de esta Nueva Finlandia desde documentos oficiales pasados entre capítulo y capítulo. Una forma muy inteligente para darnos mayor contexto de este mundo sin caer en los peligrosos párrafos tochales.

Vanna, la protagonista, no es una heroína al uso. No pretende cambiar el mundo ni iniciar una revolución. Pretende salvarse a sí misma, liberarse de las ataduras de un mundo que te clasifica desde la cuna y te marca toda la vida. También tiene mucha importancia su relación con su hermana, que se nos va narrando de forma epistolar, añadiendo más variedad y agilidad a la lectura de la novela. Hasta cierto punto el estilo de Sinisalo me recuerda a de los hermanos Strugatski: todo siempre con un tono oculto, personajes que tienen problemas de comunicación, mucho uso de metáforas. Es hasta cierto punto irónico que el toque de rebeldía en este nuevo país sea el uso prohibido de lo picante.

 

Nuestro escape será hacia el interior, no hacia el exterior

 

El núcleo del sol logra hacerse con un nombre propio dentro de toda esta corriente de novelas distópicas feministas. Una mirada curiosa a esta premisa bajo el prisma nórdico: sin aspavientos ni dramatismo extra, sino con mucho sarcasmo y metáforas que consiguen explicarnos la importancia de algo tan banal como unas guindillas en una sociedad tan controlada.

 

 

El núcleo del sol johanna sinisalo libro portada cubierta

 

El núcleo del sol

Johanna Sinisalo, traducción de David Tejera

2019, Roca Editorial (edición original 2013)

336 páginas

Comprar el libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *