Heridas abiertas – Gillian Flynn

Perdida fue la novela que catapultó a la fama a Gillian Flynn, pero en absoluto su primera novela negra. Ése mérito lo tiene Heridas abiertas, publicada seis años antes que su obra más popular, en la que el lector ya puede advertir ciertos rasgos característicos de esta nueva dama negra.

Recién salida de una breve estancia en un hospital psiquiátrico, Camille Preaker se dirige a su ciudad natal a cubrir una serie de asesinatos para el periódico en el que trabaja. Por primera vez en once años, la reportera de sucesos regresa a la inmensa mansión en la que creció, donde se tendrá que enfrentar a los recuerdos de su hermana, que murió en plena adolescencia; pero lo que más perturba a Camille es la presencia de su madre, una mujer fría y manipuladora que despierta la admiración de sus vecinos y que vive obsesionada con su salud y la de los suyos. Con la policía local abrumada por los hechos, Camille llevará a cabo su propia investigación, desafiando las rígidas normas sociales de un pequeño pueblo de la América profunda.

Para una niña que ha pasado del pecho al veneno, el dolor es un consuelo.

En Heridas abiertas, Flynn trata con rotundidad eso tan americano de volver a tus raíces, regresar al lugar dónde naciste y comparar tu yo del pasado con el presente. Si a ese viaje de madurez le introducimos el hermetismo de las localidades pequeñas y los problemas sociales de estas cerradas comunidades, tienes un cóctel más que interesante para el lector, aunque algo visto ya en la novela criminal. Los crímenes en lugares remotos y aparentemente inofensivos son el escenario habitual de este tipo de novelas, amplificado aún más si cabe por el éxito del noir escandinavo.

Por lo que destaca la autora son sus personajes femeninos: chicas complejas, llenas de heridas emocionales y psicológicas, algo trastornadas e impredecibles. En ocasiones llevadas al extremo, cosa que también sucede en Perdida, pero siempre interesantes y sorprendentes. No es habitual ver a personajes tan torturados, y menos femeninos, en novela negra. Heridas abiertas es una buena primera novela, pero viendo la trayectoria de la escritora, no es su mejor obra. Eso no quita que su lectura sea más que recomendable para descubrir los orígenes de una voz propia dentro de un género tan trillado y saturado de títulos del montón.

heridas abiertas libro portada

 

 

Gillian Flynn, Heridas abiertas

2014 (edición original 2006)

Random House, 312 págs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *