La canción de Bélit – Rodolfo Martínez

Me es difícil hablar de La canción de Bélit por un motivo muy sencillo: no he leído los relatos originales de Conan. Salvo La Torre del Elefante, editado por Sportula, pero aun así es poquito para decir que conozco bien el mundo de Conan y la prosa de Howard. Puedo hacerme una idea de cómo es gracias a la nota final que Rodolfo Martínez, el autor de la novela y editor de Sportula, adjunta en la novela y al monográfico que dedicó Roberto Alhambra, autor de Los Que Ignoran, en su canal de Youtube a Howard, pero prefiero encarar esta reseña desde el perfil de un lector novato en las andanzas del cimerio.

Mientras viaja como pasajero a bordo del Argus, bajel comerciante de Messantia, Conan sufre el ataque de la Tigresa, el barco de la pirata Bêlit. Durante la confrontación, el cimerio está dispuesto a vender cara su vida, pero cuando más desesperada parece la situación, Bêlit se encapricha del bárbaro y lo convierte en su amante.

Luchas como si amaras y amas como si pelearas

La canción de Bélit empieza con un Conan huyendo. Se embarca en el primer navío, el Argus, que encuentra para poder salir de la ciudad. A partir de este punto no abandonará su nueva condición de marinero, pues una vez encuentra a la indómita Bélit, su vida da un vuelco. Pasa de huir, de ser un bárbaro, a acercarse lo más posible a un guerrero acomodado, dentro de lo que supone convivir con una corsaria como la Reina de la Costa Negra. Esta es una historia que aquél avezado en las historias de Conan sabe cómo acaba, puesto que Howard jamás llegó a explicar los años que pasaron juntos Conan y Bélit como corsarios. Este hueco argumental ha sido aprovechado numerosas veces en cómic y novela para que cada autor cuente su propia versión de los hechos. En esta ocasión, es Rodolfo Martinez quién coge el testigo. Su Conan, como bien dice él en sus notas finales, puede que no sea un calco 1:1 del Conan de Howard. Los tiempos cambian, las voces también. Pero sí que mantiene su fiereza y su carácter noble: es un bárbaro entre civilizados, y no siempre está claro quién es el salvaje o sin corazón, en una historia llena de enemigos, trampas y confabulaciones.

Esta es una aventura épica por todo lo alto: hay grandes batallas, exploración y mundos por descubrir. También magia. Es un compendio genial de todo aquello que nos maravilla. La prosa de Martínez es pausada y certera para narrarnos con detalle la aventura de Conan junto a su amada. Es una novela de más de quinientas páginas, con lo cuál hay partes en que la narración se vuelve más lenta de lo deseado. También lo es el viaje de Conan: la calma siempre precede a la tempestad, y cuando la trama explota, lo hace para bien, manteniendo el interés a cotas muy altas.

Afirmaba que aquel que tiene el poder no tiene por qué demostrarlo

A priori puede parecer sencillo coger un mundo de ficción ya establecido y contar tu historia, pero estoy seguro que no es así. La canción de Bélit es una de las novelas que más he disfrutado este año: una aventura completísima. Me he fascinado con Jemi, Nakanda Wazuri y con personajes tan memorables como Demetrio o Isuné. Para los fans de Conan, la nota final del autor detalla que partes son del relato original de Conan y cuáles son añadido suyo, además de explicar sus motivaciones para escribir esta novela. Pero la mejor excusa es para los que estamos aquí, para los que podemos disfrutar de un buen libro de aventuras sin complejos, bien escrito y mejor desarrollado. Larga vida a Conan.

 

La canción de Bélit 

Rodolfo Martínez

2017, Sportula

528 págs

Comprar el libro

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *