La Cúpula – Stephen King

El maestro del suspense y el terror modernos siguen igual siendo el rey de la colina con más de una veintena de novelas a sus espaldas. Stephen King, con sus 68 añazos, sigue fiel a su estilo y también a sus vicios (literarios). La Cúpula, Under the Dome en inglés, es buena muestra de ello.

King es sobradamente conocido, además de por sus éxitos literarios, por las adaptaciones a cine y televisión de sus obras. Muchas de ellas olvidables, y la serie de CBS de La Cúpula tiene el dudoso honor de forma parte de la nefasta lista. Obviando por tanto la adaptación televisiva, la novela original sigue a pies juntillas los recursos y esquemas que King usa en muchos sus libros: esto es historia coral, con numerosos personajes todos ellos muy diferentes. Una situación extrema que pone contra las cuerdas a este grupo de personajes y cómo reaccionan ante la adversidad. Así, King desmenuza al ser humano en sus bajezas más inconfesables y su bondad, cuando la tiene. En La Cúpula, un pueblo norteamericano entero acaba aislado dentro de una gran cúpula invisible que los aparta por completo del resto de la civilización. Cualquier intento de entrar o salir es inútil. Sus habitantes están condenados a entenderse.

“Sin embargo, podría haberle hecho reflexionar (ya que era un hombre reflexivo, a su manera) sobre las similitudes entre el asesinato y las patatas fritas Lay’s: una vez has empezado, es muy difícil parar.”

La novela es larga, muy larga. Más de mil páginas. Lo habitual en este escritor. Esta extensión da para momentos trepidantes y otros tantos soporíferos. Ya se ha apuntado que La Cúpula tiene todo lo bueno y lo malo del autor: es absurdamente larga y acaba haciéndose tediosa de forma irremediable: las rencillas y odios previsibles entre vecinos se alargan demasiado. Huelga decir que sus primeras doscientas páginas son una gozada, describiendo de forma minuciosamente macabra las muertes que ocasiona la cúpula y presentando todo el arco de personajes. También esto es propio de King, estos altibajos de ritmos: principios geniales y finales un tanto decepcionantes. Con La Cúpula habrán lectores insatisfechos con el final, pero aquí no nos lo ha parecido.

La Cúpula tiene lo mejor y peor del autor. Si eres lector habitual del escritor, reconocerás sus trucos y puede que a medida que avances, notes que te aporta poco o nada esta lectura. No es la mejor historia de Stephen King, pero está muy lejos de ser de las peores. Un libro más que disfrutable de uno de los grandes del género.

Stephen King: La Cúpula, 2012 (edición original 2009), Plaza & Janés, 1122 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *