La sergent Anna Grimm (La sargento Anna Grimm) – Montse Sanjuan

La novela negra es una de las temáticas literarias más explotadas desde hace décadas. Personajes amargados, melancólicos y grises que deben hacer frente a casos irresolubles mientras tambalean en el curso de sus vidas. Pero es más reciente el fenómeno femicrime, o novela criminal escrita por mujeres y protagonizada por personajes femeninos. La saga Millenium con la reservada Lisbeth Salander o la forense Scarpetta de Patricia Cornwell son ejemplo de ello. En España, cada vez son más las autoras que se animan a escribir policíaco, como es el caso de Montse Sanjuan, periodista y escritora que debuta con “La sergent Anna Grimm”.

Ambientada en Lleida, ciudad catalana donde reside la autora, la novela empieza con un asesinato que se produce en plena ciudad. Pero no será el último, y para descubrir qué sucede tenemos a la sargento Anna Grimm, miembro de los mossos d’esquadra que deberá resolver el caso mientras supera sus demonios internos, en este caso la desaparición de su hermana Clara.

“Un huésped indeseable pero que en este caso era bien recibido. Necesitaría de este deseo de venganza a partir de ahora para tirar adelante, para sobrevivir”.

Son dos tramas bien diferenciadas, sin relación entre ellas excepto que las dos afectan a la sargento protagonista, Anna Grimm. Siendo la primera novela de este personaje se da por hecho que va a tener mucho de introductoria: situar al protagonista, explicar cómo es, sus motivaciones y aspiraciones. Y es así, pero de foma errática. Apenas se capta la personalidad de una protagonista desdibujada. Se nos afirma que es una mujer fuerte, independiente, segura de sí misma, pero apenas vemos acciones que demuestren este carácter que, demasiadas veces, se nos describe y pocas se nos demuestra. Tampoco conocemos demasiado de su pasado y se escarba poco el componente trágico que, por cliché, tienen todos los protagonistas de novela negra. Es un caso similar al de Muerte sin resurrección: dos novelas policíacas más preocupadas de presentar el caso que a su protagonista, con lo que el lector no empatiza lo suficiente y la lectura pierde fuelle. Y si el caso (o mejor dicho casos) que se nos presenta es bastante previsible, no ayuda demasiadoLa sergent Anna Grimm es un debut sin alardes de una protagonista, de la cual aun no hemos visto su potencial. Veremos en una futuras entregas (porque en la novela negra, la serielización es lo que se lleva) si las aventuras de Grimm logran engancharnos más.

3153_La sergent Anna Grimm

Montse Sanjuan: La sergent Anna Grimm

2014

Pagès editors, 262 págs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *