Las legiones malditas – Santiago Posteguillo

Al igual que su predecesora, Africanus: el hijo del Cónsul, Santiago Posteguillo ejemplifica en Las legiones malditas todo lo que debe tener una buena novela histórica: didáctica e ilustrativa de una época pasada a la vez que logra articular buenas tramas por sí mismas. Esta secuela sigue lo narrado en la primera novela, centrando la atención en Publio Cornelio Escipión, conocido por el apodo de Africanus, considerado por muchos el heredero de las cualidades militares atribuidas a su padre y a su tío. Pero de ellos no sólo había recibido estos magníficos atributos, sino también algunos enemigos, entre otros Asdrúbal, el hermano de Aníbal, y el general púnico Giscón, quienes harían lo posible por acabar con su enemigo y masacrar sus ejércitos. Los enemigos también acechaban en Roma, donde el senador Quinto Fabio Máximo, en una jugada maestra, obliga a Escipión a aceptar la demencial tarea de liderar las legiones V y VI que permanecían desde hacía tiempo olvidadas en Sicilia. Así, según creía el senador, lograría deshacerse del último de los Escipiones.

“La guerra es la excusa perfecta en donde todo se justifica”

Escipión ha crecido, y sus aspiraciones apuntan más alto. Esta vez, el foco de las tramas giran alrededor de sus campañas en África y su enfrentamiento más brutal con su enemigo directo: Aníbal Barca, mientras hace frente a los impedimentos que una podrida Roma le planta en las narices. Una secuela mucho más dinámica, dónde ya no hay que presentar tantos personajes, sino dejarse llevar por el devenir de la historia, fantásticamente documentada y mejor escrita que su primera parte. Una gran novela más de Posteguillo.


Las legiones malditas portada

 

Santiago Posteguillo, Las legiones malditas

2012 (edición original 2008)

Ediciones B, 720 págs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *