Lladres d’infanteses (Ladrones de niñez) – Enric Larreula

Tarde o temprano todos los secretos acaban saliendo a la luz. Todas las maldades cometidas, todo aquello que queremos ocultar en las sombras más oscuras, termina siendo público, siendo conocido por todos los que nos rodean. En la España de posguerra, los abusos y la injusticia era el pan de cada día. Décadas de maltratos a las niñas de Tribunal Tutelar de Menores también acabarían por ser descubiertos, y es justo lo que hace Lladres d’infanteses.

El libro es una transcripción directa de la experiencia de una de las niñas internas que fue criada en el Tribunal Tutelar de Menores. Es un testimonio anónimo que el veterano escritor catalán Enric Laurreula ha convertido en un libro que sirve como denuncia de una época oscura dónde las instituciones que tenían que proteger a los pequeños, eran las que más lo maltrataban.

La marginalidad en que a mi y muchas otras nos condenó el resultado de combinar sociedad y circunstancias comportaba una total indefensión. Nuestro destino era el de servir y ser sometidas, como si hubiésemos contraído el Pecado Original de nuestros padres.

Larreula permanece como mera pluma redactora de las vivencias del testimonio real de una niña que entró con apenas cuatro bajo la tutela del régimen franquista en la Escuela Nuestra Señora del Coll, en el barrio de Gràcia de Barcelona. Este testimonio, narrado en primera persona, nos explica los abusos sistemáticos que recibían por parte del personal del centro: raciones escasas de comida, mínima higiene, palizas constantes, adoctrinamiento, abuso labora, y reclusión en las instalaciones a decenas de niñas, tanto pequeñas como más mayores. A lo largo de los capítulos temáticos, se nos va desgranando toda vida macabra y depresiva que llevaban las internas. Como la misma mujer define, llevaban una vida similar a los internos de un campo de concentración.

Siendo una historia terriblemente cruda, la narración es directa, sin ambigüedades de ningún tipo. Se agradece esta franqueza a la hora de escribir, dota al relato de mayor verismo y por suerte, el autor no cae en las trampas que todo escritor debe evitar recargando las situaciones más extremas para dotar de morbo a una historia real, no tan alejada de nuestros tiempos, que no necesita de artificios para resultar impresionante.

Enric Larreula Vidal: Lladres d’infanteses. Una vida al Tribuna Tutelar de Menores, 2015, Pagès editors, 167 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *