Los Jardines de la Luna (Malaz I) – Steven Erikson

Nacida de los juegos de rol, la saga de Malaz: el Libro de los Caídos es una de las más reconocidas del fantástico contemporáneo. A lo largo de diez entregas, Steve Erikson desarrolla toda una historia de proporciones gigantescas que abarca varios miles de años, diversos mundos, muchas razas y un sistema mágico intrincado y lleno de detalles. El comentario más habitual que hacen los lectores sobre Malaz es sobre lo complicado que es entrar en ella. Es una saga larga y compleja, y además su primer volumen, Los jardines de la Luna, tiene fama de difícil. El mismo Erikson lo reconoce en su prólogo: años después de su publicación original, y atendiendo a las críticas que le han llovido por no poner las cosas fáciles a los nuevos lectores, el autor afirma que prefiere no cambiar ni facilitar el inicio de Los jardines de la Luna. Que el lector se encuentre desde el principio con lo que es el mundo de Malaz. Un mundo adusto y agreste.

“Nunca te muestres demasiado generoso con el conocimiento que posees. Las palabras son como monedas: merece la pena ahorrarlas.”

Decía en la reseña de Juego de Tronos, que Martin utiliza la novela como introducción perfecta a la historia de los Siete Reinos. Pocos personajes, una línea temporal clara, y una exposición de las tramas principales bien definida y de fácil comprensión para el lector. Los jardines de la Luna no es así: empieza en mitad de una batalla, no hay demasiado contexto previo, y a lo largo de las más de quinientas páginas que tiene el libro se presentan muchos personajes, saltos importantes en el tiempo, y mucho fato del mundo de Malaz que puede abrumar. Pero lo cierto, es que no es tan duro de entrar en su mundo. Erikson tiene un lenguaje sencillo y directo, y la trama avanza como un cohete. ¿Ésa batalla que se anticipa? No tendrás que esperar al próximo volumen, ocurrirá unas pocas páginas después. Los personajes mueren y se reemplazan con una velocidad pasmosa. La sensación que se tiene al submergirse en las historias de Malaz, es de fantasía pura y dura, hecha para fans y por fans: mucha magia, muchos villanos y enfrentamientos, y mucha épica en cada párrafo. Puede que incluso demasiada: Erikson no da un segundo de respiro al lector, quemando tramas y creando de nuevas con sus cenizas.

El universo de Malaz es abrumador. Por extensión, por complejidad, y por épico. Para ése lector de género fantástico que quiere conocer al dedillo cada nombre y cada suceso, Malaz es una mina de oro. Pero también es muy disfrutable como divertimento de fantasía pura, como un carrusel sin frenos de magia, guerreros y grandes reinos antagónicos. Eso es lo que me ha cautivado de esta primera novela del rico mundo de Malaz, no tan difícil de abordar como la pintan, sólo requiere de un lector paciente y abierto a disfrutar como un niño con sus historias.

Steven Erikson: Los jardines de la Luna (Malaz 1), Factoría de Ideas, 2011 (edición original 1999), 512 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *