Nocturna (The Strain) – Guillermo del Toro y Chuck Hogan

¿ Otro libro de vampiros ? Otro, pero esta vez bajo la tutela del cineasta mejicano Guillermo del Toro, artífice de películas como El Laberinto del Fauno o Hellboy. Pero los vampiros de De Toro son un tanto diferente a los crepusculianos.

Nocturna es el embrión de lo que ahora conocemos como The Strain, serie de televisión de ciencia ficción y vampiros que goza de cierto éxito. La historia arranca cuando un avión procedente de Berlín aterriza en Nueva York. Algo no funciona bien desde el momento en que toma tierra. Todas las luces del avión están apagadas, nadie responde a las llamadas de la torre de control, nadie contesta a los teléfonos móviles. Lo que al principio se considera un virus muy contagioso pronto se revela como algo aterrador. Los infectados tienen mucha sed y solo quieren beber sangre. La epidemia se propaga a una velocidad de vértigo, y en pocos días toda la isla de Manhattan está invadida.

“-¿Te refieres a que han sido tomados como rehenes? – le preguntó el funcionario.
El Obispo asintió en silencio… pero no estaba pensando en eso. Por alguna razón, en lo único que pensaba era en… almas.”

Guillermo del Toro concibió Nocturna como un guión de cine, al no lograr colocarlo en ninguna productora se juntó con el escritor Chuck Hogan, autor de novela policíaca The Town – adaptada al cine por Ben Affleck con el mismo nombre – para escribir la trilogía de la Oscuridad, Nocturna fue el primero de ellos, seguido Oscura y Eterna, los dos libros restantes. Es imposible no ver el origen verdadero de Nocturna. Una historia muy hollywoodiense, con sus personajes estereotipados, el sobado conflicto del bien y el mal, vampiros que vuelven a la Tierra para conquistarla, y todo los clichés que puedas imaginar. ¡ Hasta tiene un personaje judío que sirve de guía en toda la historia !

El doblete de Hogan y del Toro no aporta ni la prosa del primero – es un libro muy gráfico y dividido en secuencias breves, sin apenas recursos estilísticos; muy propio del guión cinematográfico – ni la imaginación del segundo. El resultado es un guión novelizado que tuvo suficiente éxito para llevarlo a la pequeña pantalla y que finalmente, esta trilogía de la Oscuridad, acabe en el lugar para el que fue concebida: la pantalla, no las páginas de un libro. Los fans de los vampiros harán bien en optar directamente por la versión audiovisual, porque la novela, al menos en esta primera entrega, es bastante olvidable.

Guillermo del Toro y Chuck Hogan: Nocturna, 2009, SUMA, 430 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *