Terra Nova: Antología de Ciencia Ficción Contemporánea

Me gustan las antologías. Y lamento que no salgan más al mercado. Es una excelente manera de descubrir nuevas plumas, incluso de conocer escritores consolidados que por A o por B, no le hemos dado aun la oportunidad de leerlos. Entiendo el relato breve como un elevator speech: condensar tu idea en muy poco espacio, dejando hueco sólo a la historia y el estilo del escritor. Nada más. El esqueleto esencial que permite que todo funcione. Las antologías corales me funcionan mejor que los recopilatorios de relatos de un sólo escritor. A más voces, mayor pluralidad y capacidad de mantener al lector en la lectura si un relato no es bueno. El cuento que sigue cambia por completo las reglas. Además, la brevedad de los relatos favorece una lectura fragmentada, flexible al frenesí cotidiano: puede ser difícil encontrar un hueco para seguir leyendo ésa novela tocho que todo el mundo recomienda, pero da menos pereza dejarte seducir por pequeños relatos.

En el caso de Terra Nova: Antología de Ciencia Ficción Contemporánea, Sportula Ediciones recopila ocho relatos de autores contemporáneos de ciencia ficción. La scifi engloba muchísimos temas, y esta antología tiene relatos para todos los gustos. Y también todas las nacionalidades, puesto que la selección abarca autores internacionales y muchos relatos premiados con galardones tan reconocidos dentro del género gantástico como el Hugo, Nebula o Locus. Los relatos que incluye son: El zoo de papel, de Ken Liu (premios Hugo, Nebula y World Fantasy 2012 de relato corto); Deirdre, de Lola Robles; Recuerdos de un país zombi, de Erick J. Mota; Enciende una vela solitaria, de Víctor Conde: una profunda crítica a las redes sociales; Cuerpos, de Juanfran Jiménez; Un día sin papá, de Ian Watson; Memoria, de Teresa P. Mira de Echeverría; El ciclo de vida de los objetos de software, de Ted Chiang (premios Hugo y Locus 2011 de novela corta).

“Y me amó, allí, en el frío de las estribaciones marcianas, entre el polvo y el miedo, desoyendo su memoria y escuchando sólo los susurros de mi gratitud”.

Evidentemente, como en toda selección siempre hay obras más interesantes que otras. No me atrevería a decir malos relatos: la diversidad temática (desde ácidas críticas a la sociedad actual tan expuesta hasta especulaciones tecnológicas sobre nuestra pervivencia más allá de nuestros cuerpos) provoca que no todas las historias interesen a todos los lectores por igual. Personalmente, he disfrutado muchísimo con los relatos de Ken Liu y Ted Chiang, ambas muy diferentes en estilo y sensibilidad.

Es muy necesaria la tarea que realiza Sportula reivindicando la novela fantástica en nuestro país, un género siempre denostado históricamente, a pesar de tener a grandes artífices de historias creando mundos, tanto dentro como fuera de nuestro país. Una antología muy recomendable para lectores de fantástico y para los que no también: no hay mejor puerta de entrada que picotear lo mejor de cada casa.

VV.AA; Terra Nova: Antología de Ciencia Ficción Contemporánea, 2015, Sportula Ediciones, 351 págs

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *