Tierras Rojas – Joe Abercrombie

Hasta Tierras Rojas, mi único contacto con Abercrombie había sido la saga de La Primera Ley, nada de sus libros independientes, y no salí demasiado satisfecho. Sin embargo, con esta novela me he reconciliado con el autor británico.

Shy Sur creía haber enterrado su sangriento pasado, pero tendrá que recuperar algunos de sus viejos hábitos para rescatar a sus hermanos. Comienza la persecución con un par de bueyes y su cobarde padre adoptivo Lamb por toda compañía. Pero Lamb también tiene sus propias cuentas por ajustar. El viaje por las áridas llanuras, marcado por viejas hostilidades, duelos y matanzas, los conducirá a un enfrentamiento con los Fantasmas. Peor aún, les obligará a aliarse con Nicomo Cosca, infame soldado de fortuna, y su abogado Temple, dos hombres de los que nadie debería fiarse.

 

La botella es como un banquero astuto… te presta el coraje y muy poco después te exige que se lo devuelvas.

 

La temática western no es lo mío. No es que me disguste, en absoluto, pero mientras que con naves espaciales o fantasía medieval me apunto desde el minuto uno aunque sea infumable o tópica, con el western me cuesta más decidirme, aunque después disfrute muchísimo. Me pasa lo mismo con los piratas o los zombies (en este último caso ya por hartazgo de la saturación en la última década). Es curioso que me suceda esto pues he mamado el salvaje oeste desde bien pequeño. Mi padre es un gran fan del subgénero en su época de pleno apogeo en la gran pantalla: desde las películas de indios y vaqueros más naive (Río Rojo) al western crepuscular (Grupo Salvaje).

Para leer esta obra de Abercrombie no es necesario haber leído previamente sus otras novelas: aparecen personajes ya conocidos como Nicomo Cosca entre otros, pero es una historia esencialmente nueva, con nuevos personajes aunque se ambiente en el mismo mundo de fantasía que el de La Primera Ley. En esta novela me encaja más el tono fatalista que caracteriza a Abercrombie, pues el salvaje oeste es un marco incomparable para el caos, las traiciones y la bajeza humana. Hay hueco para la ironía y el trazo de comedia que ayuda a destensar, pero en esencia, la historia de búsqueda y venganza de Tierras Rojas es dura y descorazonadora, como el buen western crepuscular, donde al final del día, nos damos cuenta que la redención es una quimera.

 

¿Por qué pensar en el mañana cuando el ahora no es un camino de rosas?

 

Tierras Rojas es una carta de amor al western. El particular homenaje de Abercrombie a una temática que antaño fue marco de grandes historias en el cine y la novela y que, desgraciadamente hoy sólo sirve casi para homenajearla. En cualquier caso, creo que el autor se desenvuelve mejor en novelas cerradas que en grandes sagas. No es una novela corta, si no te gusta el estilo de Abercrombie por mucho cambio de ambientación que tenga no te a convencer, pero si sabes a lo que has venido, a leer un buen western con espadas, has encontrado tu nueva lectura.

 

 

Tierras Rojas

Joe Abercrombie, traducción de Javier Martín

2013, Alianza Editorial

632 páginas

Comprar el libro

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *