Tormenta de Espadas (Canción de Hielo y Fuego III) – George R.R. Martin

Si Juego de Tronos era un estupendo libro de inicio para adentrarse en la saga y Choque de Reyes un gran preámbulo a lo que estaba por venir, en Tormenta de Espadas George R.R. Martin desata su pluma creativa en un tercer volumen mucho más largo que los demás (en España editado por Gigamesh en dos tomos que se venden juntos) y con mayor impacto narrativo. Ya no hay medias tintas, aquí comienzan a explotar todas las tramas de Canción de Hielo y Fuego.

Las huestes de los fugaces reyes de Poniente, descompuestas en hordas, asolan y esquilman una tierra castigada por la guerra e indefensa ante un invierno que se anuncia inusitadamente crudo. Las alianzas nacen y se desvanecen como volutas de humo bajo el viento helado del Norte. Ajena a las intrigas palaciegas, e ignorante del auténtico peligro en ciernes, la Guardia de la Noche se ve desbordada por los salvajes. Y al otro lado del mundo, Daenerys Targaryen intenta reclutar en las Ciudades Libres un ejército con el que desembarcar en su tierra.

“Los dioses hicieron la tierra para que todos los hombres la compartieran. Pero luego vienen los reyes con sus coronas y sus espadas de acero y dicen que todo es suyo. Los árboles son míos, dicen, no os podéis comer las manzanas. El arroyo es mío, aquí no podéis pescar. El bosque es mío, nada de cazar. Mi tierra, mi agua, mi castillo, mi hija… No les pongas las manos encima o te las corto, pero a lo mejor si te arrodillas delante de mí te dejo que lo olisquees. Decís que somos ladrones, pero al menos un ladrón tiene que ser valiente, astuto y rápido. Para arrodillarse sólo hacen falta rodillas.”

Tormenta de Espadas en una novela pasapáginas de manual. Las casi dos mil páginas de preámbulo, de ir tejiendo las tramas con mimo y detalle, explotan en una gran novela por la que merece la pena haber hecho este largo viaje literario hasta aquí. Huelga decir que Martin no hace al lector las concesiones iniciales de no ramificar demasiado la historia: en Choque de Reyes ya vemos como su gran historia comienza a desplegarse con múltiples casas, personajes, lugares y sucesos que recordar – el apéndice final con la relación de todos los personajes y quiénes son una herramienta de consulta esencial para la lectura de esta gran historia de fantasía – . Puede ser algo complejo estar atento a todo lo que se referencia y más con los diversos frentes que abre Martin, pero todo el vórtice de sucesos que tienen lugar en Tormenta de Espadas bien vale la pena el esfuerzo.

El hándicap de tener un tercer volumen que concluya muchas tramas, con muchos personajes y haga avanzar y alterar la historia de forma notoria es la duda sobre si esta carga narrativa es posible mantenerla los próximos volúmenes de Canción de Hielo y Fuego. Eso lo trataremos en las respectivas reseñas de los siguientes libros; lo que nos tiene que quedar claro es que Tormenta de Espadas demuestra lo buen tejedor de historias que es George R.R. Martin.

 

George R.R. Martin: Tormenta de Espadas, 2014 (edición original 2000), Gigamesh, 1232 págs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *