Una venganza mortal – V.E. Schwab

 

El regreso de los villanos

Una obsesión perversa fue una pequeña sorpresa de este año. Un libro muy directo que trasladaba muy acertadamente el mundo de los superhéroes a la novela. Aunque originalmente Victoria Schwab tardara cinco años en lanzar su secuela, aquí en España Puck no se ha hecho de rogar y hemos tenido las dos novelas en menos de seis meses, un margen de tiempo muy adecuado gracias al estilo tan televisivo que tienen estos libros. Y esta vez, al menos que yo haya visto, sin erratas.

 

Enemigos. Villanos. Ellos son ExtraOrdinarios. Eli Ever y Victor Vale eran simples estudiantes de medicina cuando descubrieron que las experiencias cercanas a la muerte pueden, si se dan ciertas condiciones, manifestar capacidades extraordinarias. Fueron muy amigos, luego rivales y, por fin, enemigos. Estuvieron muertos, revivieron, y más tarde. Eli mató a Victor de una vez por todas. Al menos, eso creía. Pero Sydney Clarke no estuvo de acuerdo y usó su propio superpoder para inclinar la balanza. Ahora, un trío se esconde en las sombras, mientras otro aprovecha la vida después de la muerte para apoderarse de la ciudad de Merit.

 

La única diferencia entre nosotros es que usted insiste ingenuamente en preservar lo que yo sé que es necesario destruir

 

 

¿Es imprescindible haber leído antes Una obsesión perversa? No, como sucede en casi todas las secuelas, la autora ya se las ingenia para que como mínimo, entendamos los mimbres básicos de la historia. Obviamente se disfruta mucho más leyendo otra vez a sus personajes tan carismáticos, y siendo unas novelas tan fáciles de leer, no veo motivo por el que empezar directamente por éste. Leedlos en orden, que son muy disfrutables.

La única complicación, y a su vez una de sus señas de identidad, es la narración fragmentada que usa la autora para contarnos esta historia coral. Al principio descoloca, pero poco a poco se van atando cabos. Imprescindible no espaciar la lectura para no perder el hilo de la historia. Me gusta el recurso, pero también me agota un poco al ya ser usado en la primera novela. No puedo evitat decepcionarme un poco si una hipotética tercera entrega también recurriese a esta técnica, ni que sea sólo por necesidad de reinventarse un poco.

Donde no necesita lavado es en el conflicto entre personajes. Muy básico, clásico y sencillo, pero eficaz, como en los mismos cómics de superhéroes. Dos protagonistas enfrentados con poderes antagónicos. Funcionaba perfecto en la primera novela y en esta tercera se añade a un tercer personaje que se mete de lleno en la disputa de Eli y Victor. Un personaje carismático, potente y que he disfrutado mucho de su evolución: es un villano a la altura. Lo mismo con otros secundarios que se añaden a esta historia, unas adiciones muy refrescantes y con poderes bastante originales que dan mucho juego a esta persecución del gato y el ratón que propone el libro.

 

Tal vez ella sí era de cristal. Pero el cristal es frágil solo hasta que se rompe. Entonces, es afilado

 

 

Sin embargo, el poso final es algo menos positivo que la primera novela. Schwab está haciendo su particular novela de superhéroes por fascículos: son libros prácticamente independientes aunque estén ligados, y siento que esta condición le impide crear una historia más grande y potente, porque los mimbres están ahí. ¿Me leería una tercera novela? Ahora mismo sí, la trama queda cerrada pero esto es expandible hasta lo que la autora quiera, y viendo la cadencia de publicación posiblemente sea más tarde que pronto, salvo que haya adaptación al audiovisual. Algo que no veo nada descabellado, además siendo esta saga de Villains una fantasía urbana de superhéroes muy inspirada en la serie de TV Héroes (2006).

 

Una venganza mortal, junto con su primera parte, es una novela perfecta para disfrutar de una historia de superhéroes en letras en lugar de imágenes o viñetas. Una traslación de estas historias bien hecha y recomendable para todo tipo de lector. Ahora bien, Schwab tampoco se ha roto la cabeza con una secuela muy continuista para bien o para mal. No puedo evitar pensar que una historia así funcionaría mejor como saga bien atada y no como novelas independientes. Ojalá la autora lo haga en futuras entregas o alguien recoja el guante.

 

Una venganza mortal libro portada cubierta victoria schwab

 

Una venganza mortal

V.E. Schwab, traducción de Nora Escoms

2019, Puck (edición original 2018)

512 páginas

Comprar el libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *