CHAOS-WALKING-CUCHILLO-EN-LA-MANO-LIBRO-PORTADA-BANNER

El primero de la saga Chaos Walking

Patrick Ness dio el pelotazo con Un monstruo viene a verme, novela llevada al cine por el director español J.A. Bayona y que fue un éxito redondo. Antes de eso, el autor ya había publicado unas cuantas novelas pero no habían pasado del éxito moderado. A raíz de su best seller, como es lógico se comenzó a publicar en nuestro idioma el resto de su obra, entre ella su trilogía Chaos Walking que también se ha adaptado al cine.

Prentisstown no es como el resto de ciudades. Desde que sus habitantes se infectaron con el germen pueden escuchar los pensamientos de la gente de su alrededor en un Ruido constante y abrumador. No existe la privacidad. No hay secretos. Todd Hewitt es el único adolescente en esta ciudad de hombres. Este nunca ha sido su lugar. Jamás ha encajado. Hasta que por casualidad encuentra un sitio en completo en silencio. Algo imposible. Un terrible secreto. Y ahora va a tener que escapar antes de que sea demasiado tarde.


El ruido es un hombre sin filtrar, y un hombre sin filtrar es un caos andante.

Este es el primero libro que leo del autor, por lo que no tengo referencia alguna sobre su estilo o si es mejor que el resto de sus obras. Chaos Walking es una trilogía más de ciencia ficción ligera orientada a un público juvenil. Un young adult de manual. Narrada en primera persona por el protagonista, Todd Hewitt, nos explica la historia de madurez de este joven que vive en un planeta remoto, llamado Nuevo Mundo. Él sólo conoce Prentisstown, una comunidad muy hermética. A él se la enseñado que las mujeres murieron hace tiempo por un virus, el ruido, que provoca que los pensamientos puedan ser escuchados por los demás. Sólo viven hombres y rodeados del ruido, lo que piensan los demás.

El planteamiento es potente: una sociedad cerrada, con hándicaps muy fuertes (sin mujeres no hay posibilidad de nueva vida) que sobrevive casi en el feudalismo, pese a que hay dejes de un pasado tecnológico. Como es de esperar, pronto se desata el conflicto: Prentisstown no es lo que parece y la vida que ha llevado Todd es una mentira. Se irá dando cuenta cuando se ve forzado a abandonar el pueblo.

Para definir la novela de una forma fácil: es una mezcla entre El bosque (la película de Shyamalan) y El corredor del laberinto. Comparte bastante con la trilogía de James Dashner: ciencia ficción distópica juvenil, muy en la estela también de Los juegos del hambre (las tres novelas mencionadas se publicaron entre 2008 y 2009 además), con mucho giro de guión y secretos ocultos. Pero Patrick Ness no es tan efectivo como sus homólogos.

El principal problema es que es una novela exageradamente larga: casi 500 páginas donde se dan vueltas y vueltas a lo mismo. Ness intenta mantener el misterio de la verdad del mundo en el que vive Todd. El resto de personajes sabe lo que ha pasado pero no se lo quieren contar porque patatas. El mismo Todd tiene un libro escrito que lo explica, pero tampoco lo lee ni deja que los demás se lo lean por él (apenas sabe leer). Desde los primeros capítulos el protagonista, y por ende el lector, podría saber el giro de guión clave del libro, pero el autor recurre a tretas sin sentido para alargar la trama.

Es como si en un thriller el protagonista supiera a ciencia cierta quién es el asesino pero no lo quiere contar sin motivo aparente. Así prácticamente hasta el final, a pesar que se deja cabos sueltos para el resto de la trilogía. A este relleno sin sentido se le añade un protagonista antipático. Entiendo los motivos de Ness, porque de lo que va el libro es cómo se desconstruye la realidad de una persona y se construye una nueva. Y esto se plantea desde una clave de género muy interesante y de actualidad, pero apenas es un esbozo. Es muy lenta la evolución de Todd, hay mucho rodeo con sus pensamientos internos que no llevan a nada. En una novela juvenil donde la prosa es tirando a simple, no se puede ser tan poco dinámico.

Todo este punto tan atractivo de la deconstrucción de una persona tiene el contrapunto de unos villanos demasiado arquetípicos. Si quieres mostrar la cara oculta de las personas no puedes hacerlo desde una perspectiva de blanco y negro, salvo que quieras quedarte en lo superficial, que es lo que sucede.

Y expresan sus afectos con mayor efusividad. Por tanto, lo que conviene recordar, lo más importante de todo lo que yo pueda decir es que el ruido no es la verdad como tal, sino lo que los hombres desean que sea verdad, y la diferencia entre ambas cosas es tan grande que, si no tomas precauciones, comprobarás que puede acabar contigo.


Chaos Walking es como reza el título un caos: veo planteamientos muy interesantes, especialmente su propuesta de deconstrucción/construcción de una persona desde varias perspectivas (género y valores) y me parece valiente además de necesaria en un libro claramente juvenil. Pero tiene relleno para aburrir, Ness estructura la historia de una forma nefasta y el resultado final es un fiasco. Es una de ésas obras que una reescritura total (lástima que esto apenas suceda en la literatura) o una buena adaptación lograría hacer de Chaos Walking una buena historia, pero con esta novela apenas se queda en un intento fallido.

CHAOS-WALKING-CUCHILLO-EN-LA-MANO-LIBRO-PORTADA-ESPANOL

COMPRAR EL LIBRO


Patrick Ness traducción de Alexandre Casal | Nube de Tinta | 2018 (original 2008) | 469 págs.