Steampunk + LGTB

El motor de efluencia es el siguiente libro que leo de N.K. Jemisin , autora que me dejó alucinado con su trilogía de La Tierra Fragmentada. Una de mis novelas favoritas sin dudarlo, y un libro que regalo sin parar. A falta de leer aún La ciudad que nos unió, su último libro publicado en español por Nova, opté por echar el guante a su relato breve publicado aquí por Flash Relatos.

En este trepidante relato, una misteriosa mujer haitiana viaja hasta una Nueva Orleans alternativa en la que aún hay esclavos. Su intención es encontrar a un científico dispuesto a diseñar los planos del motor de efluencia y poder garantizar que la población de Haití siga siendo libre. Con este objetivo, conocerá a Eugiene, quien, contra todo pronóstico, estará dispuesta a ayudarla. La protagonista, que tendrá que esconderse de una organización secreta y racista, no dudará en aceptar su ayuda. Y, de paso, intentará seducirla, ya que ¿quién puede resistirse a unos bonitos ojos y a unas gafas torcidas?



Pasó la noche con sueño ligero y se despertó con cada crujido y golpe, pero se consolaba al notar la solidez del estilete que tenía en la mano.

 

 

El motor de efluencia es un relato breve publicado en 2011 en inglés por Orbit, especializada en ciencia ficción y fantasía. Por entonces, Jemisin comenzaba a publicar novelas, aunque llevaba ya años con varios relatos publicados en revistas y antologías. El motor de efluencia es un relato de aventuras canónico 100%: mucha acción, personajes fuertes, romance, villanos muy claros. El telón de fondo es un mundo steampunk, aunque muy ligero.

En lo poco que dura Jemisin se centra más en desarrollar la trama y el mundo que se plantea apenas se esboza. Ningún problema con ello, porque aquí lo interesante es como la historia de aventuras típica es ligeramente subvertida por la visión de la autora: el romance que se plantea es homosexual, y la lucha de clases que se muestra es contra el esclavismo, pues los protagonistas son negros o criollos dentro de una Nueva Orleans supuestamente de principios del siglo pasado.

Este pequeño giro es interesante para la inclusión de los colectivos LGTB y afroamericanos. Es cero innovador dentro de la aventura, es un mero cambio de fichas. Posiblemente para mí y otros lectores esto no sea suficiente para que el relato sea interesante en sí mismo más allá del gusto por la aventura naive, pero sí es cierto que normalizar estos colectivos incluye que sean protagonistas de todo tipo de historias. No todo tiene que ser dramones, la inclusión también es esto: historias comunes y típicas pero con ligeros cambios. No se trata de reinventar nada, sino que todo tipo de lector/a se pueda sentir representado o identificado con sus historias favoritas.

 


El motor de efluencia es un relato sencillo de aventuras pura y dura. Un entretenimiento ligero con ése sello personal de la autora que no pretende reinventar nada sino ser inclusivo. No es ni de lejos lo mejor de Jemisin pero es un divertimento potable.

 

El motor de efluencia

Comprar el libro

El motor de efluencia

N.K. Jemisin, traducción de David Tejera

Flash Relatos, 2020 (edición original 2011), 27 páginas